Valor de cambio y Poder

El objetivo de una sociedad puede ser conseguir bienes suficientes, medibles por su valor útil. Pero no existe una unidad de medida unificada y abstracta para medir el conjunto de bienes por su valor útil. Es por ello que resulta difícil ofrecer una medida alternativa a las que, como el PIB, se expresan en unidades monetarias, es decir en unidades de medida del valor de cambio que siendo algo abstracto y único, tiene esa validez general y universal.

El objetivo de cada individuo es satisfacer sus necesidades y deseos concretos mediante bienes por su valor de uso, y también de obtener una cantidad suficiente (mejor cuanto mas “suficiente”) de valor de cambio para asegurarse el poder de conseguirlos cuando los vaya a necesitar en el futuro.

Pero como dijo Marx, ese poder que confiere el valor de cambio poseído tiene un atractivo, que llamó fetichista, que lo convierte en objeto de deseo no ya como un medio de adquirir cosas sino por sí mismo. Pero tal vez no vio que mas que un curioso o friki fetichismo, lo que realmente confiere esa fuerza de atracción del valor de cambio es simplemente su verdadera naturaleza: poder – en su mas clara expresión: Poder sobre los demás (dominarlos), poder sobre las cosas (poseerlas), seguridad y protección frente a las cosas y a las personas.
Valor de cambio es sinónimo de poder. No es la única forma de poder pero sí es la que subyace y explica la sociedad capitalista y sus relaciones sociales (y privadas en gran parte).

Renta Básica, Trabajo Garantizado….

Cuando una innovación tecnológica es introducida en primer lugar hay una lucha por apropiarse de ella para conseguir aumentar las ganancias (en valor de cambio) ya que el coste de producción medio (en valor de cambio siempre) del producto y su precio medio de venta no bajarán mientras esa innovación no esté al alcance del resto de los productores. Pero una vez se haya generalizado esa innovación bajará el precio de coste medio y en teoría el de venta con lo que el valor de cambio del producto habrá bajado y tal vez la plusvalía o valor de cambio ganado por las empresas. Está claro el fuerte estímulo a conseguir apropiarse de las innovaciones durante el máximo tiempo posible y a impedir por todos los medios la difusión de nuevos conocimientos realmente útiles. Tanto si esos conocimientos nacen de investigación privada como pública como mezclada convenientemente (empresas en la universidad).

Seguimos: el efecto paralelo es un abaratamiento de los bienes. Su valor de uso se mantiene intacto y al bajar su precio es beneficiada la sociedad. Pero llega un momento en que las empresas necesitan menos trabajo en conjunto y ahí es donde estamos.
Como sociedad podemos proponer que se trabajen menos horas para que haya trabajo para mas gente. Bien, ¿como se formaba el precio de los salarios? En primer lugar por el coste de reponer la fuerza de trabajo mas un pequeño plus regateable. Todo lo que sea repartir el trabajo implica cubrir al menos el coste de reposición por lo que lo mas probable es que se vaya a reducir la plusvalía extraída -> Las empresas se oponen frontalmente. Pueden llevarse las fábricas lejos cuando eso sea posible, o pueden llevarse el dinero en todo caso, cerrando para buscar mejores ganancias. Para ello basta con que haya mercados abiertos o sea libertad de mover grandes capitales y mercancías. Todos los tratados de comercio del XX han ido en esa dirección. Y los que vengan.
Hay dos formas de hacer frente a esto:
– salir de esos tratados y restringir o dificultar las “libertades” de circulación de capitales y mercancías al mismo nivel que la de las personas lo estén;
– o buscar una unidad planetaria (o al menos casi-planetaria) de colaboración económica y de regulación común acompañadas de una real libertad de circulación de las personas. Tal vez sea posible avanzar en las dos direcciones a la vez, aunque parezca imposible. Porque ambas coinciden en lo esencial: quitar el poder a los que hoy lo tienen para re-distribuirlo mas justamente. Parece muy difícil, pero mas lo es conseguirlo como se está proponiendo: RB, TG … y cuales quiera medidas del tipo “hemos exprimido a esta gente, démosle un respiro para poder seguir el juego” tomadas en un solo país sólo pueden provocar, mediante la bajada de las ganancias, la salida del dinero – valor de cambio – poder y vuelta a empezar. Por eso cuando Syriza dice que su propuesta pasa por un cambio que implica a Europa entera está dando en el verdadero quid de la cuestión.

Anuncios

El Banco de España confirma que los bancos no son dueños de las hipotecas que reclaman en los Juzgados

Ataque al poder

untitled¡Aleluya! El Banco de España, como supervisor del sistema bancario, confirma que los bancos no son dueños de las hipotecas que reclaman en los juzgados. Ha costado, pero el elefante ha entrado en la cacharrería, veremos como acaban los cacharros: en este post daremos un repaso del poder de la banca. En cualquier otro sector, si el supervisor del sistema se pronuncia, se sobra y se basta para retirar un producto farmacéutico del mercado o si la carne de vaca está contaminada de combluterol o si un vehiculo le acaban fallando los frenos. Nada que afecte al sistema bancario tiene carácter imperativo. Las reclamaciones, por la mala práctica bancaria, que se presentan en el Banco de España no obligan a la entidad financiera a rectificar o complacer al reclamante. Si en lugar de una reclamación es una consulta, más de lo mismo. La consulta por muy categórica que esta…

Ver la entrada original 2.474 palabras más

El Salvados de Varoufakis o la consolidación del totalitarismo mediatico.

No he querido soportar una manipulación tan ofensiva. Me ha gustado mucho como ha hablado el ministro griego, creo que en este país carecemos de un sólo político a su altura.
Pero el grotesco simulacro de contraste de opiniones de 2 periodistas del Mundo y el Pais, simulando una alta profesionalidad periodística mientras adulaban ridículamente a los ministros de economía de la eurozona frente al “creido, aburrido y finalmente torpe” Varoufakis me ha parecido suficiente.
Como afirmé la semana pasada, la Sexta es hoy un lugar manipulado, mucho mas que otros medios actualmente pues se pretende desarmar el ideario de izquierdas desde una de sus fuentes de información y de creación de opinión. Los dueños de A3 ya hablaron hace como un año de introducir una progresiva imparcialización de la Sexta. Nada mas falso, no quieren dejar de acaparar la atención de la mayoría de la izquierda y para ello mantienen los reclamos simbólicos que consideran necesarios. Pero sólo para manipular mejor temas clave, sea simplemente creando confusión, escogiendo donde poner el foco o simple y llanamente manipulando. Presentar a los dos fantoches de esta noche como un dúo de variedad de opiniones sobre el ministro griego es un claro ejemplo de esa manipulación.
Que los gobiernos de los trajeados ministros de finanzas hayan sido “democráticamente elegidos también” no es mas que la triste consecuencia del éxito en la fascistización de la población europea que prefiere oir mentiras sobre Grecia que reconocerse en sus sufridos habitantes. Nada nuevo ni digno de reseñar si no es por ese tipo de periodista rastrero y farsante. La verdadera novedad que intentan desfigurar es que por primera vez en esas salas de economía sacralizada por encima de toda soberanía gracias a décadas de ideologización neoliberal-fascistoide, haya entrado una figura que cuestiona radicalmente la supremacía de esa supuesta élite de iniciados semi-chamanes. Y lo hace desde dentro de ese cerrado club-secta de los economistas. Poca gente lo ha explicado con la claridad y rotundidad que ha mostrado al contestar a Evole porqué la economía no es lo que se dice una ciencia.
Pero para darnos a los que asistimos a las últimas jornadas de filosofía un ejemplo de relevancia de la imagen y la estética según Rançiere, una alternativa real a nuestra aniquilación por invisibilidad necesariamente irá acompañada por un cuestionamiento de la imagen con que nos damos a ver y eso es lo que curiosamente parece molestar mas a ciertos ministruelos y periodistillas que se refieren a Varoufakis como una especie de motero ligón sin reparar en lo ridiculo y ofensivo para cada vez mas gente de su propio engominado pijerío, y no sólo de vestimenta.

De la Sexta bajo A3 y su progresiva “imparcialidad”

Leyendo a V. Navarro en Las mentiras y falsedades de Albert Rivera, presidente de Ciudadanos, en ‘La Sexta Columna’ uno no puede dejar de ver lo que, por mas disimulo que lo acompañe, cada vez es mas evidente:
Que la Sexta está sufriendo una utilización progresiva por A3 para socavar la información accesible a la izquierda “desde dentro”, generando confusión, desinformación y engaño. Algo, que sería sorprendente si uno creyera en que el periodismo y los media se rigen por una libre competencia ajena a ideologías y demás. La gran mentira de que los empresarios y las empresas sólo entienden de beneficios y son apolíticos, es desmentida diariamente y en España con mas nitidez que en otros países.

Aunque se haya difundido la idea de que los medios se han “vendido” por culpa de sus dificultades financieras (periódicos) o por la tajada del espacio Hertziano (cadenas de tv), lo que salta a la vista es que ningún medio habita en un limbo a-político y a-ideológico.

Que las grandes cadenas hayan aparentemente cambiado el foco de los escándalos de corrupción y miseria a las maravillas de la recuperación y a la guerra anti-Podemos, necesita una razón mucho mas imperiosa que las mencionadas. Aún a riesgo de entrar en la conspiranoia, pero sabiendo quienes son los propietarios de todos los grandes medios españoles y el grado de corrupción, clientelismo y desverguenza que domina en todo el país pero especialmente en sus círculos mas selectos, cabe aventurar la hipótesis de que mientras que la alternancia del bipartidismo parecía segura los poderes en la sombra dejaban a los medios la correa mas suelta. Pero al aparecer una fuerza no controlada directamente por ellos, a pesar de presentarse con la moderación y ambiguedad (muy similares por su posición a un PSOE cualquiera), pegaron un tironazo de la correa y con el descaro que da el poder absoluto ordenaron ese cambio sin apenas disimulo.

Volviendo al escrito del profesor Navarro y su petición de protestar a la Sexta sobre la manipulación que consienten, cabe pensar que sean mucho mas que consentidores, activos promotores. Y por ende uno se niega a manifestarles su disgusto. De hecho, creo que es mejor dejarlos seguir en esa línea hasta que la gente de izquierdas termine de darles simplemente de lado. Mejor no facilitarles ese feed-back de protestas y opiniones que les ayude a refinar sus estrategias de manipulación y verlos y oírlos con la desconfianza que se merecen sin dejarse engañar por sus cantos de sirena en forma de dosis calculadas de información a nuestro gusto.
En cuanto a Ciudadanos es el mejor ejemplo de todo lo que llevamos dicho aquí, visible en ese tratamiento tan generosamente “objetivo” por la Sexta. No toda la población que potencialmente votaría a la izquierda tiene muy claro que es qué en política. Y a esa parte de ese electorado ¿qué mejor lugar para engañarla sobre lo que es Ciutadans que en sus fuentes de confianza?.

Es curioso de esa formación como viene pasando desapercibida su esencia identitaria. Con un periodismo medio independiente sería impensable que ese partido estuviese ahora mismo con esas expectativas crecientes y casi milagrosas partiendo de un origen tan evidentemente nacionalista, españolista y ultra (como es percibida en Cataluña donde sí son conocidos). Su misma marca es toda una declaración de intenciones: como término incluye a todos los ciudadanos del estado español y excluye sin mucho ruido inicial a todos los inmigrantes. Ya sabemos que esa xenofobia nacionalista es la peligrosa moda en Europa y que aquí, sobre todo si adopta una forma estéticamente presentable, justifica por si sola parte del fenómeno, pero ¿cuantos votos captará finalmente gracias a ese favor de los medios de presentarlos como una opción “similar a Podemos pero mas limpios” ?